El próximo 11 de marzo, el Congreso de los Diputados votará la Ley de Protección Cultural Inmaterial por la que se reconocerá la gastronomía Bien de Interés Cultural Inmaterial.

Esta iniciativa, impulsada por la Real Academia de Gastronomía, es posible gracias a la resolución aprobada en 2014 por el Parlamento Europeo de ‘El Patrimonio Gastronómico Europeo: aspectos culturales y educativos’, que considera que los pilares fundamentales de la gastronomía son la salud, los hábitos alimentarios y el placer, además de que «el arte de la mesa constituye una fuente de la convivencia y sociabilización».

Esta decisión también está respaldada la iniciativa parlamentaria aprobada en abril de 2013 por la Comisión de Cultura por la que se instaba al Gobierno a proteger y difundir la gastronomía española dentro del Plan Nacional de Salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial.